Skip to content
25 Jul 2014 / Fundación CIEN

Pascual Sánchez-Juan: «La imagen molecular hace posible visualizar el depósito de amiloide incluso en etapas precoces del alzhéimer»

El investigador Pascual Sánchez-Juan, uno de los expertos que participará en el Congreso Internacional de Investigación e Innovación en Enfermedades Neurodegenerativas (CIIIEN) que tiene lugar los días 22 y 23 de septiembre en Barcelona, desvela los contenidos de la que será su ponencia en esta convención. Una intervención, englobada bajo el título “La utilidad de la PET-amiloide en los centros terciarios”, en la que se expondrán las ventajas que las técnicas de imagen molecular ofrecen en el estudio de enfermedades neurodegenerativas.

PREGUNTA: ¿Cuál va a ser la cuestión principal que va a tratar en su ponencia?

RESPUESTA: La ponencia versará sobre el impacto que tienen estas técnicas en la clínica y su uso racional en las Unidades de Deterioro Cognitivo.

Hasta hace poco tan sólo éramos capaces de detectar el depósito de amiloide y de proteína tau, biomarcadores del alzhéimer, y, así, realizar un diagnóstico definitivo de la enfermedad en la autopsia del paciente o realizando una biopsia cerebral, técnica invasiva que sólo en muy contadas ocasiones se realiza en la práctica clínica.

Por el contrario, en la actualidad las técnicas de imagen molecular, como el PET con trazador PiB, hacen posible visualizar el depósito cerebral de amiloide in vivo durante el estudio clínico del paciente. Si bien esas técnicas ya han sido aprobadas para su uso clínico, su elevado coste actual -en torno a 3000 euros cada estudio, dependiendo del centro- hace que sea necesario optimizar su uso.

P: ¿Podría explicarnos a qué se refiere cuando habla de centros terciarios?

R: Son centros especializados y de referencia para el estudio de determinadas enfermedades; en nuestro caso de enfermedades neurodegenerativas. En general, estos centros se caracterizan por una alta especialización, enfoque multidisciplinar y aplicación de tecnología punta.

P: Se cree que los depósitos de amiloide son tóxicos y que causan daños a las células nerviosas muchos años antes del inicio de la demencia. Si la amiloide es un péptido habitual en el cuerpo humano, ¿podría explicarnos cómo se originan estas alteraciones tóxicas? Y, a su vez, ¿qué relación tienen la aparición de amiloide y la evolución de la enfermedad del Alzhéimer?

R: Esta es una pregunta difícil, pues los mecanismos patogénicos no están claramente establecidos en la enfermedad de Alzhéimer esporádico. Si bien la proteína amiloide se encuentra formando parte de las células del cerebro en forma de un precursor (APP), cuando fallan los mecanismos de eliminación o su procesamiento, se acumulan especies “pegajosas” que tienen tendencia a unirse formando pequeños agregados que finalmente dan lugar a las características placas extracelulares.

Durante este proceso ha surgido la hipótesis de que es posible que se produzca una cascada de eventos que desembocarían en el daño y muerte neuronal, pero, a pesar de que es un hallazgo constante en los cerebros de pacientes con alzhéimer, el papel etiológico del amiloide sigue estando cuestionado. Mi aportación como clínico a esta controversia es la observación de que la presencia de amiloide en nuestros pacientes, detectado por estudios de imagen como el PET PiB o bioquímicos en líquido cefalorraquídeo, en general, implica un empeoramiento paulatino de los síntomas hacia una enfermedad de Alzhéimer.

P: Según los últimos progresos realizados en el diagnóstico de marcadores de la demencia, se señala la posibilidad de detectar los depósitos de amiloide a través de una tomografía PET, una técnica de neuro imagen realizada por emisión de positrones, o a través de un examen en el líquido cefalorraquídeo (LCR) ¿Cuáles son las ventajas que nos ofrece la técnica de imagen molecular?

El PET con marcadores de amiloide, como el PiB, es caro y precisa de tecnología sofisticada; a día de hoy está disponible en contados centros académicos (en España tan sólo se realiza PET PiB en el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla), si bien la reciente aparición de nuevos trazadores hace previsible que se incremente su uso en la clínica. Los estudios de líquido cefalorraquídeo tienen la desventaja de que precisan de la realización de una punción lumbar y de que, en ocasiones, la reproducibilidad de los resultados varía según el laboratorio. De todas formas, ambos métodos han demostrado ser útiles en el diagnóstico precoz de la enfermedad de alzhéimer y, de hecho, forman parte de los nuevos criterios de investigación propuestos.

P: Entre los métodos de imagen molecular podemos distinguir la exploración del deterioro cognitivo a través de las fórmulas de imagen molecular Pib PET y FDG PET. ¿En qué consisten? Y, por otro lado, de los estudios realizados ¿cuáles son los resultados hasta ahora obtenidos y las aportaciones que se pueden extrapolar a casos de demencia en pacientes?

R: El marcador PiB, tal y como mencioné anteriormente, hace posible visualizar el depósito de amiloide incluso en etapas precoces de la enfermedad, cuando el paciente presenta pocos o ningún síntoma. El PET FDG es un marcador que muestra el consumo de glucosa en el cerebro y que, en pacientes con alzhéimer, presenta alteraciones características de la enfermedad, generalmente cuando ésta se encuentra en un estado más avanzado y tienen lugar una serie de síntomas.

P: ¿Estos avances realizados en cuestiones de demencias y enfermedades neurodegenerativas, como puede ser el alzhéimer, nos acercan a la posible aparición de un tratamiento precoz y eficaz a corto o largo plazo?

R: Una vez se disponga de un tratamiento que altere el curso de la enfermedad, los avances en el diagnóstico precoz posibilitarían instaurar tratamientos preventivos de la misma forma que se toman fármacos como las estatinas para bajar el colesterol y prevenir el infarto. Sin embargo, desde la panorámica del diagnóstico, hay todavía incógnitas por resolver: por ejemplo, no tenemos claro el significado ni el pronóstico de los depósitos de amiloide en sujetos asintomáticos sin ningún problema cognitivo. Por ello, se requiere el seguimiento prospectivo de estos sujetos para responder estas cuestiones.

P: ¿Cree que es importante que se realicen congresos como el que se va a llevar a cabo en septiembre en Barcelona? Y, ¿qué repercusión prevé que pueda tener?

R: Sin duda, CIIIEN es una plataforma de gran utilidad ya que, entre otros muchos beneficios, permite poner en contacto a grupos clínicos como nosotros con investigadores básicos y que, progresivamente, trabajemos más juntos en aspectos cada vez más trasladables a la práctica clínica y a la mejora del paciente.