Skip to content
19 Nov 2015 / Fundación CIEN

La investigación de terapias efectivas está muy relacionada con los biobancos

Entrevistamos Alberto Rábano, director del Banco de tejidos de la Fundación CIEN con motivo del VI Congreso Red Nacional de Biobancos que se está celebrando en Lleida.

Dr. Rábano, ¿cuál es la situación actual de los biobancos en España?

En nuestro país los biobancos se encuentran en este momento en una fase de desarrollo muy activa, a lo que han contribuido en gran medida dos iniciativas del Instituto de Salud Carlos III, como la creación de la Red Nacional de Biobancos, que reforzó la estructura interna de los biobancos existentes y emergentes, fundamentalmente en centros sanitarios. Desde 2014, esta iniciativa tuvo su continuidad en la Plataforma Red nacional de Biobancos, que tiene como objetivo constituirse en una plataforma estable de apoyo a la investigación biomédica en el país.

¿Cuál es el papel de los biobancos en la investigación científica?

Es fundamental para poder realizar proyectos de investigación basados total o parcialmente en muestras biológicas humanas, esto es, en las enfermedades humanas tal y como se manifiestan en el organismo humano. Naturalmente, este tipo de investigación se debe complementar con estudios en modelos in vitro e in vivo (e incluso in silico), pero debemos recordar que la aplicabilidad posterior de la investigación de terapias efectivas está muy relacionada con la posibilidad de investigar con muestras de pacientes.

¿Son conscientes los españoles de la necesidad de donar el cerebro para la investigación científica?

La situación ha cambiado radicalmente desde los inicios del primer banco de cerebros de Madrid, allá por los primeros años 90. Entonces, el conocimiento sobre la posibilidad de donar era mínimo entre la población y entre los profesionales sanitarios. Desde hace aproximadamente una década, la donación de tejido cerebral es muy conocida, especialmente por parte de las asociaciones de pacientes y familiares, y también por los neurólogos, psiquiatras y geriatras.

¿Hay suficientes donaciones de cerebros con enfermedades neurodegenerativas?

Nunca nos parecen suficientes, porque vemos como, a pesar de tener en este momento un buen nivel de donaciones anuales, la demanda de ciertos tejidos y determinadas patologías, menos prevalentes, es muy alta. Podemos decir que la situación es buena, pero mejorable, y en ello estamos.

¿Qué diferencia al banco de tejidos BT-CIEN de otros biobancos?

El BT-CIEN continúa la tradición de los bancos de cerebros de Madrid, y finalmente, desde 2010, se ha incorporado a una institución pública dedicada específicamente a investigación neurológica. Desde sus orígenes en la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid, el BT-CIEN ha seguido un modelo, diríamos que de tipo anglosajón, de banco dirigido a la población general y a pacientes y familiares, pero como institución independiente, no vinculada a un centro sanitario. Nuestros donantes no son pacientes de un hospital determinado, sino voluntarios de la población general, de Madrid o de otras Comunidades Autónomas. Las cifras de donaciones del banco de tejidos de la Fundación CIEN avalan esta apuesta. Nuestro principal activo es el conjunto de donantes voluntarios adscritos a nuestro banco, y el conjunto de profesionales sanitarios e investigadores en neurociencias, en España y otros países, que nos tienen como referencia.