Skip to content
28 Abr 2014 / Fundación CIEN

Recuperan la memoria perdida en modelos animales de alzhéimer

Investigadores del Instituto de Neurociencias de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) y miembros de CIBERNED,  han conseguido por primera vez revertir la pérdida de memoria en estadios iniciales en ratones modelos de la enfermedad de Alzheimer, a partir del descubrimiento de un mecanismo celular implicado en la consolidación de la memoria.

La investigación, portada en el último número de The Journal of Neuroscience, ha comparado la expresión de genes en el hipocampo en ratones sanos controles y en ratones transgénicos que desarrollan la enfermedad. Mediante microchips de ADN los científicos han identificado los genes “transcriptoma” y las proteínas “proteoma” que se expresaban en uno y otro caso en diferentes fases de la enfermedad.

Así, han observado que el conjunto de genes implicados en la consolidación de la memoria coincide con los genes que regula Crtc1 (CREB regulated transcription coactivator-1), una proteína que controla también genes implicados en el metabolismo de la glucosa y el cáncer, y que se encuentra bloqueada en los pacientes con alzhéimer, de lo que se deduce que la alteración de este grupo de genes podría por tanto causar la pérdida de memoria en los estadios iniciales de la enfermedad.

La acumulación de agregados de péptidos amiloides, un conocido proceso que desencadena el alzhéimer, impide que la proteína Crtc1 actúe de manera normal. “Cuando se altera la proteína Crtc1 no se pueden activar los genes responsables de la sinapsis o conexiones entre neuronas del hipocampo y el individuo no puede realizar correctamente tareas de memoria“, explica el doctor Carlos Saura, investigador del Instituto de Neurociencias de la UAB y responsable de la investigación. Según el científico “este estudio abre nuevas perspectivas para la prevención y el tratamiento terapéutico de la enfermedad de Alzheimer, ya que hemos demostrado que una terapia génica que activa la proteína Crtc1 es efectiva para prevenir la pérdida de memoria en ratones de laboratorio“.

La terapia desarrollada a partir de este descubrimiento consiste concretamente en la inyección en el hipocampo de un gen que provoca la producción de Crtc1, lo que permite la posterior activación de los genes implicados en la consolidación de la memoria a largo plazo.

La investigación, publicada hoy en portada en The Journal of Neuroscience, la revista científica oficial de la Sociedad de Neurociencia de Estados Unidos, abre nuevas vías de aproximación terapéutica en Alzhéimer, en base a la investigación y el desarrollo de terapias farmacológicas que activen la proteína Crtc1, para prevenir, retrasar o revertir las alteraciones cognitivas de los pacientes en el futuro.

La enfermedad de Alzheimer es la primera causa de demencia y, pese a afectar a unas 400.000 personas en España, aún no cuenta con un tratamiento efectivo, principalmente porque se desconocen los mecanismos celulares que causan alteraciones en la transmisión nerviosa y la pérdida de memoria en las etapas iniciales de la enfermedad.