Skip to content
18 Mar 2014 / Fundación CIEN

España es uno de los países más envejecidos de Europa

Así lo ha afirmado la directora general de Salud Pública, Calidad e Innovación del Ministerio de Sanidad, Mercedes Vinuesa, durante la conferencia bilateral España – Reino Unido sobre demencia celebrada hoy en Madrid.

La Embajada Británica, con la colaboración del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), la Fundación CIEN y CIBERNED –y bajo el patrocinio de la Fundación Sanitas- ha celebrado hoy la conferencia bilateral Reino Unido-España “La demencia: un reto global”.

En la conferencia, celebrada en las instalaciones del ISCIII, se han dado cita científicos, profesionales del sector sanitario, consejeros políticos, y empresas y asociaciones de servicios asistenciales en un primer acercamiento para establecer posibles estrategias y políticas conjuntas y canalizar nuevas ideas para afrontar conjuntamente la lucha contra las demencias, particularmente la enfermedad de Alzheimer (EA), enfermedad que afecta más de 500.000 personas en España y a 35 millones en todo el mundo, dato que se prevé se duplique en los próximos 15 años según la Organización Mundial de la Salud (OMS). 

Las políticas de investigación, comunicación y de asistencia a las personas afectadas por la enfermedad han sido los temas centrales del encuentro celebrado hoy en el Instituto de Salud Carlos III, en especial la importancia de la investigación en pro del diagnóstico precoz de la EA, en cuyo sentido Antonio Andreu, director general del Instituto de Salud Carlos III ha destacado el trabajo que se realiza desde el Centro Alzheimer Fundación Reina Sofía, “un trabajo investigador de primer nivel desarrollado desde la Unidad de Investigación del Proyecto Alzheimer, que gestiona la Fundación CIEN”. Para Andreu, este complejo sociosanitario, monográfico en enfermedades neurodegenerativas representa la excelencia de la investigación en demencias en nuestro país, con unas instalaciones que comprenden un equipo multidisciplinar de investigación clínica, una unidad de neuroimagen avanzada y un Banco de Tejidos neurológico de ámbito nacional.

El director del ISCIII ha señalado también el apoyo del Instituto a la internacionalización de la investigación por medio del fomento en la participación de los diversos programas europeos existentes, y ha reafirmado “el compromiso del Instituto de Salud Carlos III de seguir trabajando e investigando en esta importante área de conocimiento (la de la demencia) y en la problemática socioeconómica que conlleva”.

El embajador del Reino Unido en España, Simon Manley, ha afirmado que la demencia es una de las prioridades de su gobierno, “como refleja el establecimiento del plan estratégico Dementia Challenge por el Primer Ministro David Cameron”, que responde a la “gran responsabilidad de los gobernantes en el área de la demencia”, y para el que el gobierno británico ha asignado hasta el momento 90 millones de libras que se dedicarán a la investigación y a la mejora de los servicios asistenciales. Manley ha desacatado asimismo la labor investigadora española, “líder en la investigación en el campo de la neurodegeneración”.

La directora general de Salud Pública, Calidad e Innovación del Ministerio de Sanidad, Mercedes Vinuesa, ha remarcado “la especial relevancia que para el Ministerio de Sanidad tienen encuentros como el celebrado hoy”, ya que suponen un foro de encuentro necesario para articular “estrategias que respondan al reto de las enfermedades crónicas, en especial las enfermedades neurológicas y el alzhéimer”. Para Vinuesa, estas enfermedades representan una prioridad de salud ya que “España es uno de los países más envejecidos de España, lo que exige un mayor esfuerzo para la tan compleja coordinación sociosanitaria, que pone en compromiso nuestro sistema”, afirmó.

El director científico de la Fundación CIEN y CIBERNED, Jesús Ávila de Grado, ha participado en el panel sobre la importancia de la investigación en las políticas relativas a la demencia, en que se ha tratado la factibilidad para 2025 del reto del diagnóstico precoz, aspecto fundamental en la EA, una enfermedad que actualmente se diagnostica en estado muy avanzado y para la que no existe un tratamiento efectivo. Los expertos han coincidido en la necesidad del establecimiento de nuevas dianas terapéuticas que ayuden a diseñar fármacos preventivos y modificadores de la enfermedad, ya que actualmente, señaló Ávila “sólo disponemos de drogas paliativas, pero ninguna modificadora de la enfermedad”. En este sentido, han tratado las limitaciones que presentan algunos marcadores biológicos como la acumulación de amiloide en el cerebro –un 50% de las personas mayores de 65 años lo presentan  pero sólo un 20% de ellos desarrollan demencia- y han celebrado el hecho de que la investigación esté comenzando a volver la vista “al principio de la enfermedad, ya que durante muchos años hemos estado estudiando exclusivamente sus estadios finales”, afirmó Ávila.