Skip to content
23 Dic 2013 / Fundación CIEN

La patología vascular y degenerativa en una serie de casos de demencia avanzada

La ponencia “Contribución de la patología vascular a la correlación clínico-patológica en una serie de casos de demencia avanzada” de la Dra. Mª Ascensión Zea Sevilla, neuróloga de la Unidad de Investigación Proyecto Alzheimer de la Fundación CIEN, fue distinguida como comunicación estelar en la LXV Reunión Anual de la Sociedad Española de Neurología (2013).

En su ponencia, la Dra. Zea explicó que se estima que más del 75% de las demencias son causadas por la enfermedad de Alzheimer aislada o en combinación con la patología cerebrovascular. Sin embargo, aunque la combinación de neurodegeneración y daño vascular es ampliamente conocida aún no existe un sistema consensuado de evaluación neuropatológica que permita la clasificación de los casos y por tanto la correcta comparación de los mismos.

En búsqueda de esa clasificación hemos aunado el sistema propuesto por Deramecourt et al. (2012) para evaluar la patología vascular en la demencia y la nueva  clasificación del National Institute on Ageing-NIA (2012) de cambios neuropatológicos, a las donaciones de tejido cerebral del Banco de tejidos BT-CIEN de 50 pacientes con demencia avanzada procedentes del Centro Alzheimer Fundación Reina Sofía.

Deramecourt et al., publicaron en 2012 en la revista Neurology, una nueva clasificación de patología vascular en demencia, centrada en 4 zonas concretas del cerebro, lóbulo frontal, temporal, hipocampo y ganglios basales, a las que les dan una puntuación dependiendo si hay daño vascular o no. Cuanto más elevada sea la puntuación más posibilidad de demencia vascular, hasta llegar a un máximo de 20 puntos. El National Institute on Ageing (NIA), también en 2012, publican una nueva clasificación neuropatológica en EA, tomando como marcadores las placas  aβ, el estadío Braak y Braak y las placas neuríticas (score CERAD) y dándoles según intensidad la puntuación de 0 a 3.

Analizando los datos de esos 50 pacientes encontramos que el 70% eran mujeres y el 30% hombres, su edad media era de 84,88 años y su nivel educativo era medio alto equivalente a bachillerato.

En cuanto a los factores de riesgo vasculares encontramos una alta prevalencia de hipertensión, diabetes y dislipemia.

El estudio neuropsicológico era compatible como demencias en estadio avanzadas.

El estudio genético mostró como más prevalentes los polimorfismo APOE E3/E3 y E3/E4, a pesar de que el E4/E4 es más prevalente en la población con enfermedad de Alzheimer, pero como han mostrado estudios en población nonagenarios, este polimorfismo no el más frecuente en población de estas edades

Y en cuanto a los datos de neuroimagen la atrofia estaba presente en el 95% de los pacientes (en región del hipocampo era moderada-severa en el 97% de los casos). Los infartos cerebrales también eran muy prevalentes en esta población y la media estaba en 2 lesiones vasculares sobre todo en la zona central y el cerebelo.

El estudio neuropatológico utilizando los nuevos criterios de la NIA, mostró que 45 de los 50 pacientes tenían una probabilidad alta o intermedia de tener enfermedad de Alzheimer y aplicando la escala vascular que la media del score vascular era de 9 sobre 20.

Al unir ambas escalas podíamos clasificar a los pacientes en 3 grupos claramente diferenciados: enfermedad de Alzheimer con un 58% de los casos, demencia vascular con un 12% , demencia mixta en un 28%. Había un 2% que no se podía encuadrar en estos 3 grupos.

A tenor de nuestros resultados pensamos que utilizar conjuntamente estas dos escalas podría ser un buen sistema de clasificación neuropatología. Si bien, se precisan de más estudios al respecto.

El estudio ha sido llevado a cabo por María Ascensión Zea Sevilla, Miguel Fernández Blázquez, Alberto Rábano Gutiérrez,  Belén Frades Payo, Marina Ávila Villanueva y Pablo Martínez Martín de la Unidad de Investigación del Centro Alzheimer de la Fundación Reina Sofía. Fundación CIEN. Instituto de Salud Carlos III y de CIBERNED.