Skip to content
5 Ago 2013 / Fundación CIEN

Los beneficios del diagnóstico temprano del alzhéimer

El diagnóstico precoz y la intervención temprana, son prioridades clave en las estrategias nacionales de la demencia de muchos países, según el World Alzheimer report de Alzheimer Disease International.

El Secretario de Estado de Salud de Reino Unido, en el lanzamiento de la primera Estrategia Nacional de Demencia, comentó: «Las mejores estimaciones muestran que una tercera parte de las personas con demencia no serán diagnosticadas de su enfermedad. No podemos abordar plenamente sus necesidades o las de sus cuidadores sin un diagnóstico”.

Una consulta realizada por la Estrategia Nacional de demencia en Reino Unido destacó 3 como los factores que contribuyen a las bajas tasas de detección de la demencia:

  • El estigma de la prevención de la demencia.
  • La falsa creencia de que los problemas de memoria eran una parte normal del envejecimiento.
  • La falsa creencia de que no se podía hacer nada, ya que no existe cura.

El diagnóstico temprano permite a las personas con demencia y a sus familias tener un conocimiento y una mayor comprensión de lo que está sucediendo y les ofrece la capacidad de tomar decisiones ellos mismos, ya que pueden acceder a la información, el asesoramiento y recibir el apoyo necesario.

Contrariamente a la creencia de que no se puede hacer nada frente a la demencia y especialmente frente a la enfermedad de Alzhéimer, el tratamiento temprano, las terapias no farmacológicas y la rehabilitación permiten mantener el mayor tiempo posible la independencia y la capacidad cognitiva, ralentizando el avance de la enfermedad y por tanto el paciente tiene una mejor calidad de vida.

Se estima que la enfermedad de Alzhéimer comienza al menos 10 años antes de la aparición de los síntomas, con señales alrededor de la base del cerebro a las que siguen otros signos como la aparición de las placas seniles y los ovillos neurofibrilares, sin embargo el diagnóstico no se realiza hasta que ya existe un gran deterioro cognitivo, que afecta a la capacidad de la persona para llevar a cabo importantes actividades cotidianas.

Actualmente los investigadores están buscando biomarcadores que permitan realizar ese diagnóstico precoz, como en el Proyecto Vallecas de la Fundación CIEN o en CIBERNED.

2 Comentarios

  1. Cristina Villahoz González / 6 Ago 2013

    Mi madre lleva desarrollando una demencia cortical posterior desde hace casi 6 años…aunque no se le ha diagnosticado hasta hace 3…
    Me explico:
    Hace 6 años, mi madre sufrió un atropello. Entre las lesiones sufridas debió darse un golpe en la cabeza,que no se registró en el parte porque en el momento del accidente iba sola y no recuerda haber perdido la consciencia en ningún momento…Lo que sí sé es que mi madre,desde aquel día…no ha vuelto a ser la misma.
    Ya en el hospital tuvo episodios de desorientación temporo-espacial…no sabía dónde se encontraba,y creía que por la noche le cambiaban de habitación si le echaban las cortinas que servían de aislamiento entre pacientes…Se volvió desconfiada y retraída cuando era muy sociable. Los diálogos eran torpes y desafortunados,el vocabulario empezó a empobrecerse…Se lo comenté a la doctora de familia que me derivó a neurología, con tan mala suerte,que la neuróloga hizo caso omiso de lo que le dijimos…al parecer mi madre lo único que presentaba era una depresión muy profunda debido a que,como había sido una mujer tan vital y el accidente le había frenado en seco tanta actividad…y para llamar nuestra atención.
    Así que una y otra vez,cuando íbamos a neurología a pedir explicaciones,se nos daba la misma respuesta,encima con respingos…bueno voy a hacer una resonancia,pero no creo que salga nada…efectivamente…en la resonancia no salía nada…pero ahí quedaba la cosa…Ya no había más pruebas que hacer. Hasta que un día desesperados porque mi madre ya se perdía por sitios que conocía perfectamente,y eso ya no podía ser cosa de la vista,ni de una depresión,le llevamos a un médico privado que según la vió exclamó: Sres,su madre lo que tiene es una demencia…sólo hace falta ponerle nombre y apellido, nosotros…a pesar de la terrible noticia,respiramos aliviados…porque sabíamos que mi madre tenía una demencia y no estaba siendo tratada como tal.
    El caso es que nos preguntó si no la llevaba nadie desde el accidente y le dimos el nombre de su compañera, porque,además de llevar esa consulta trabajaba en el hospital este doctor, y claro…sacó la cara por ella.
    Nos pidió el número de historia de mi madre para ver que pruebas se le habían hecho y a la semana siguiente volvimos a conocer su impresión.
    Las pruebas realmente estaban bien y no daban ningún indicio de nada,así que lo que él había visto tan claro el primer día según la vió de repente se convierte en agua de borrajas para escudar a su compañera. Nos indica que si queremos podemos hacerle una prueba a mi madre en el hospital privado que entre la prueba y el ingreso nos saldrá por un pico…
    A los 6 meses nos cita la neuróloga y OH SORPRESA!! de repente empieza a hacernos volantes de ingreso urgente para una prueba que resulta era la misma que se nos iba a hacer en el hospital privado…
    Caemos con un neurocirujano expléndido que habla con mi hermana sobre la situación de mi madre y le tranquiliza diciéndole que mi madre no saldrá del hospital sin un diagnóstico concreto…que se le harán por fin todas las pruebas necesarias…Pero tuvo que esperar 3 años…y digo yo…si se le hubiese cogido a tiempo,si la neuróloga nos hubiese hecho caso a los familiares de que mi madre realmente no estaba bien y se le hubiese tratado en condiciones…no tendría ahora mejor calidad de vida?

  2. Fundación CIEN / 19 Ago 2013

    Cristina, entendemos como te sientes, esperamos que ahora le puedan realizar las pruebas necesarias para su diagnóstico correcto. Un saludo

Los comentarios están cerrados