Skip to content
10 Jun 2013 / Fundación CIEN

Del laboratorio al paciente es el lema de la investigación actual

La investigación traslacional que combina investigación clínica, investigación básica e innovación tecnológica, es hoy cada vez más habitual, tras años en que ambos sectores de la investigación estaban completamente alejados. La investigación actual se basa en la idea “From bench to bedside” (del laboratorio al paciente) que permite generar un avance eficaz en diagnóstico y tratamiento pasando del conocimiento de los síntomas de la enfermedad al conocimiento completo de su biología. Así lo que se desarrolla y prueba en un laboratorio tiene que llegar al paciente y tiene que volver, convirtiéndose en la vía real para la creación de ideas y el pragmatismo para llevarlas a cabo, como explicó el Dr. Pablo Martínez en la visita a la Fundación CIEN que realizó un grupo de estudiantes de la asignatura “Patologías Neuronales”  del último Curso del Grado de Biomedicina en Medicina Molecular de la Universidad de Barcelona, acompañados por el doctor Eduardo Soriano, Catedrático de la Universidad de Barcelona e investigador principal del CIBERNED.

El Dr. Martínez también explicó las principales herramientas de investigación básica que se van abriendo paso en el campo de las demencias, como son los biomarcadores, la farmacogenética, las técnicas de imagen o las terapias génicas y el Proyecto Vallecas, que desarrolla la Fundación CIEN, y que, en base a la utilización de un conjunto de datos históricos, clínicos, bioquímicos y de neuroimagen, pretende evaluar a 1.200 personas, para contribuir con los resultados obtenidos a la detección precoz de la enfermedad de Alzhéimer.

El Dr. Alberto Rábano, director del BT-CIEN y responsable del departamento de Neuropatología de la UIPA, explicó a los alumnos el funcionamiento del BT-CIEN, que  desde su creación en 2010 ha ido ampliando su base de donantes hasta los más de 400 registros de que dispone actualmente, aunque, tal como ha explicado el doctor Rábano, aún afronta el reto de conseguir más donantes de cerebro sano, tan necesario para la investigación como el tejido enfermo.

También se trató el tema de la practicidad de estudios sobre demencias en animales y del convenio que mantiene el departamento de Neuropatología de la Fundación CIEN con el Zoo de Madrid, gracias al cual están estudiando el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer en mamíferos –primates y no primates-, que sirven como modelos naturales, esenciales para un estudio en profundidad del desarrollo del alzhéimer.

Por último, el doctor Juan Álvarez-Linera, director del departamento de Neuroimagen de la Fundación CIEN explicó las principales técnicas de neuroimagen que se aplican desde su departamento,  así como la utilidad de las mismas. En concreto, el doctor Linera se centró en la evolución de los tejidos cerebrales a lo largo de los años que se puede apreciar con el uso de estas técnicas, y que al estar relacionada con la evolución de las demencias puede ayudar a la mayor precisión del diagnóstico de alzhéimer, ya que no existe actualmente una técnica que permita diagnosticarlo con total certeza.

A medida que pasan los años, se van depositando proteínas en el cerebro que producen una serie de partículas, entre ellas los ovillos neurofibrilares, que están directamente relacionadas con la pérdida neuronal. Este depósito de proteínas comienza a producirse muchos años antes del diagnóstico de la demencia. Aunque no todos los pacientes con altos niveles de amiloides en el cerebro desarrollan alzhéimer,  es la observación de esta acumulación de proteínas la que permite, mediante el uso de técnicas de neuroimagen, afinar el diagnóstico en demencias y más concretamente en la predicción de un futuro desarrollo de enfermedad de Alzhéimer en pacientes con Deterioro Cognitivo Leve (DCL).

El doctor Linera abordó también durante su intervención la utilidad de técnicas más accesibles que actualmente se emplean para el diagnóstico en neurodegeneración. En este aspecto, habló a los estudiantes sobre la técnica de volumetría del cerebro, que permite observar la disminución del tamaño del mismo como consecuencia de la pérdida de neuronas, las técnicas de perfusión, que permiten observar el descenso de transmisiones cerebrales cuando se produce una caída funcional del cerebro,  o la resonancia funcional, que permite observar el funcionamiento “en vivo” del cerebro, y medir los pequeños cambios metabólicos que ocurren en el mismo.

2 Comentarios

  1. Oscar Moreno-Loaiza / 12 Jun 2013

    La investigación traslacional es sin lugar a dudas un enfoque que ayudará a optimizar los recursos en investigación y a obtener resultados más visibles desde la investigación en ciencias básicas; así como promover el domminio de las mismas en aquellos cuyo desarrollo habitual se encuentra en el área clínica.

  2. Fundación CIEN / 14 Jun 2013

    Muchas gracias Oscar, estamos de acuerdo en que la investigación traslacional es el mejor enfoque para que los avances lleguen cuanto antes a los pacientes y tener una comunicación fluida con ellos que permita avanzar. Un saludo

Los comentarios están cerrados