Skip to content
1 Dic 2011 / Fundación CIEN

Un paso más hacia la posibilidad de reparar zonas cerebrales

La revista Science ha publicado un ensayo que da esperanzas de que en un futuro se puedan reparar zonas cerebrales, lo que implicaría posibles terapias para enfermedades como el parkinson, el autismo y la epilepsia entre otras, según indican los autores del estudio.

El experimento consistió en trasplantar neuronas de embriones de ratón cuidadosamente seleccionadas en el hipocampo de animales adultos y fue realizado por los investigadores Jeffrey Macklis, profesor de la Universidad de Harvard, Jeffrey Flier, del Hospital de Harvard  y Mathew Anderson, del Beth Israel Deaconess Medical Center.

El hipotálamo es una región del cerebro compleja y muy importante. Entre otras, alberga funciones como la sensación de hambre, el metabolismo, la temperatura corporal, el impulso sexual y la agresividad. En el ensayo se trabajó con las primeras de estas propiedades. En concreto se usaron ratones modificados para tener alterada la respuesta a la leptina, la hormona que regula el metabolismo y que está asociada a los problemas de sobrepeso. Con el trasplante, su circuito cerebral se restauró, y los roedores perdieron peso.

«Solo hay dos áreas del cerebro de las que se sepa que habitualmente llevan a cabo un reemplazamiento de las neuronas a gran escala -lo que se conoce como neurogénesis-: el bulbo olfatorio y una región del hipocampo llamada giro dentado», ha explicado Jeffrey Macklis. A ellos hay que agregar, aunque en un menor nivel, el hipotálamo, afirma. «Las neuronas que se añaden durante la etapa adulta a las dos primeras regiones normalmente son más pequeñas y actúan como los mandos del volumen sobre sus señales», explica el investigador. Pero en este caso se ha ido más allá. «Hemos restablecido un sistema de gran nivel de circuitos neuronales que normalmente no experimenta neurogénesis, y con ello se ha recuperado gran parte de su función original», confirmó.

José Luis Trejo, investigador en neurogénesis del Instituto Cajal del CSIC  y del Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Neurodegenerativas, CIBERNED, afirma que este trabajo es «importantísimo». «El abordaje de implantar precursores embrionarios en el cerebro no es novedoso, pero sí lo es que se haya llevado a cabo con éxito», dice. «Esta vez se ha conseguido reconstruir el circuito cerebral». Otras veces, incluso cuando ha habido mejoras, no quedaba claro por qué era; esta vez, sí», añade.

2 Comentarios

  1. Juan Cruz / 1 Dic 2011

    Me parece un gran avance y una noticia muy esperanzadora.

  2. Fundación CIEN / 29 Feb 2012

    Juan Cruz, seguimos investigando, ya que como bien has dicho la posibilidad de reparar las zonas dañadas del cerebro es muy esperanzadora. Un saludo

Los comentarios están cerrados